miércoles, 14 de noviembre de 2012

THE PLEASURE SLAVE de Gena Showalter


Género: Paranormal / Fantástico
Serie: 2º- Imperia

Título original: The Pleasure Slave
Editorial original: Harlequin / Febrero 2005

En otro mundo, distinto al nuestro, Tristan de Imperia era un notable guerrero y, sobre todo, un seductor impenitente, no había mujer que después de estar ante su presencia no quisiera llevárselo a la cama. Pero cometió un terrible error, se acostó con la mujer equivocada y después de desdeñarla como hacía con todas sus anteriores amantes ésta lo maldijo a convertirse en su esclavo sexual para siempre recluyéndolo en una cajita cuando no le era menester.Esta acción no gustó a los superiores de Zirra y, como castigo, lanzaron la cajita en otro de los muchos mundos allí conocidos... Y aquí empieza la historia de Tristan y Julia , mujer tímida en donde las haya, y una notable coleccionista de antigüedades. Así cae la cajita en manos de la protagonista, en una de sus pesquisas de antigüedades para su tienda, aunque el hecho de encontrarse ama y señora de un poderoso guerrero sexualmente irresistible no era precisamente una de sus principales prioridades...


         Me esperaba más de Gena Showalter, sinceramente, sobre todo después de haber leído algunos de los libros de Los Señores del Inframundo. No una casi copia de “Un amante de ensueño”, perteneciente a la serie de los “Darkhunter”, de Sherrilyn Kenyon. Porque esto es lo que es esta  segunda entrega de la serie “Imperia”, una copia descarada.
Sí, los nombres de los personajes y las circunstancias que les rodean son distintas, pero ahí acaba la diferencia, mínima, entre las dos novelas. Porque en ambas nos encontramos con un guerrero orgulloso que durante siglos ha sido obligado a servir como esclavo sexual de las poseedoras de cierto objeto; ambos han sido humillados y maltratados por las perversas amas que los han tratado como a objetos (buh, bienvenidos al club, las mujeres llevamos milenios sintiéndonos así); ambos se encuentran con una mujer inadaptada socialmente incapaz de establecer relaciones y cargadas de traumas; y ambos son sorprendentemente tratados como seres humanos por estas mujeres gracias a las que recobran la fe en la humanidad y encuentran el amor verdadero.
Me ha defraudado, y mucho, porque alguien con la imaginación de Gena Showalter podría haber encontrado otro camino por recorrer con sus personajes, distinto al que ya había explorado Sherrilyn Kenyon, en lugar de limitarse a cambiar lo circunstancial (una historia bastante sosa, la verdad) y mantener el recorrido psicológico de los personajes de “Un amante de ensueño”.
Sólo apto para fans de la autora y para aquellas personas que no hayan leído la precuela de los Darkhunter.

0 susurros a mi conciencia:

Publicar un comentario en la entrada

Siéntete libre de comentar, pero siempre desde el respeto.