miércoles, 14 de noviembre de 2012

EL BESO DEL DRAGÓN de Thea Harrison



Editorial: B Grupo Z/ Vergara 2013

Género: Paranormal / Fantástico
Serie: 1º- Elder Races - Harrison

Título original: Dragon Bound
Editorial original: Berkley / Mayo 2011

Mitad humana y mitad wyr, Pia Giovanni ha pasado toda su vida manteniéndose oculta de los de su clase. Sin embargo, después de haber cedido al chantaje de su ex-novio para que robase al dragón milenario de la ciudad, Pia se encuentra perseguida por este ser que no entiende de piedad.Como el más temido y respetado por los de su clase, Dragos Cuelebre no puede creer que alguien se atreviera a robarle y, mucho menos, llegase a tener éxito ante tal osadía.¡La caza ha comenzado!

(Nota: Esta reseña se hizo antes de su publicación en español)

Por culpa de una mala sinopsis, he tenido este libro pendiente de leer durante bastantes meses. Pensaba que sería uno más de esos en que los protagonistas juegan a “acoso y derribo” sin parar hasta que ella se rinde, con mucho sexo y poco argumento.
Dios, que equivocada estaba.
Thea Harrison nos muestra un mundo en que los humanos conviven con diversas razas antiguas: hadas, elfos, vampiros… Una Tierra con portales a otros reinos mágicos. Y nos presenta a unos protagonistas tan viejos como la misma tierra, creídos dioses en civilizaciones antiguas, con poderes inimaginables, disfrazados de humanos.
Dragos Cuelebre es un Wyr. Lo primero que sabemos de él es que “había nacido junto con el sistema solar.” Esa simple frase nos da una idea bastante exacta de qué tipo de protagonista nos encontraremos. Salvaje, agresivo, un guerrero que no está acostumbrado a dar cuentas a nadie y que espera que todo el mundo acate sus ordenes sin rechistar. Ha sido un dios durante miles de años y aunque lleva milenios disfrazado de humano, mira a la humanidad con poco más que curiosidad. No sabe qué es el amor… hasta que conoce a la pequeña ladrona Pia Giovanni, una medio Wyr muy joven para los cánones de esta raza, que vive intentando pasar desapercibida tanto del mundo humano como del mágico, pues esconde un secreto que podría hacer que fuera cazada y sacrificada tanto por humanos como por cualquier miembro de las razas antiguas.
La historia de amor entre ambos es candente y llena de peligros. La implacable obsesión creciente de Dragos hacia Pia y la imposibilidad de Pia de confiar en nadie, convierten su relación en poco menos que una batalla constante al principio, pero la inquebrantable paciencia de la que Dragos hace gala, no solo conquista el amor y la confianza de la protagonista, si no también el corazón de las lectoras. Y todo eso en medio de una sempiterna montaña rusa de acontecimientos en medio de una guerra encubierta.
Me ha encantado la forma de escribir de la autora, mezclando de forma magnífica una prosa fluida y agradable, fácil de seguir, con una poética que embelesa al lector. Sus descripciones te transportan sin problemas hasta unos paisajes que se manifiestan claramente en la imaginación sin ningún problema. Sus giros argumentales dan la justa emoción para mantenerte pegada a las páginas queriendo más, y el hecho que la trama no esté totalmente centrada en el desarrollo de sus sentimientos, da la suficiente amplitud para poder conocer las bases de una sociedad llena de seres mágicos con sus propios territorios que proteger y leyes que cumplir.
También nos presenta una serie de personajes secundarios, la guardia que rodea a Dragos, que serán los protagonistas de las próximas novelas, unos Wyr tan antiguos como su jefe, pero con personalidades tan dispares como puedas imaginar.
Si los libros que sigan a éste son siquiera la mitad de interesantes que éste del que os hablo, esta serie se convertirá en una de mis preferidas del género paranormal, pues no tiene nada que envidiar ni a los Cazadores de Kenyon, a los Hermanos de Ward, a los Señores de Showalter, a los vampiros de Sparks o a los Demonios de Ione. Cada una con su propio estilo.
Altamente recomendable.

0 susurros a mi conciencia:

Publicar un comentario en la entrada

Siéntete libre de comentar, pero siempre desde el respeto.