viernes, 16 de noviembre de 2012

MISTER PERFECTO de Sheridon Smythe


Editorial: Grup 62Talismán / Abril 2007
Género: Contemporáneo
Serie: 1º- Acompañantes 

Título original: Mr. Complete
Editorial original: Love Spell / Abril 2004


Lydia Carmichael está buscando las pruebas necesarias para demostrar que los trabajadores de la empresa de acompañantes Míster Perfecto son unos gigolós y unos timadores, puesto que uno de ellos ha estafado a su tía. Todo lo que tiene que hacer es pretender ser una cliente y llevarse a la cama a uno de esos "chicos malos" a cambio de dinero. Pero con lo que no cuenta es que el propietario de la empresa, Luke Reynolds, se ha dado cuenta de su intención y va a ser él mismo el que se haga pasar por acompañante.Ahora Lydia tiene que enfrentarse con el hombre más atractivo y sensual con el que se ha topado en su vida y puede que lo empezó siendo un intento de desenmascarar un oscuro negocio se termine convirtiendo en un caso de AMOR con mayúsculas.



         Luke Reynolds es el dueño de un servicio de acompañantes masculinos, Mr. Perfecto. Lydia Carmichael se ha propuesto arruinar esta empresa porque uno de esos acompañantes sedujo a su tía Tempera y después la abandonó, rompiéndole el corazón. Por eso, y para demostrar que no es más que una tapadera para la prostitución masculina, llama a Mr. Perfecto para solicitar un acompañante. Este es, resumido, el argumento de esta novela.
No me gusta demasiado la romántica contemporánea. Vaya por delante esto para que me entendáis. O son novelas ñoñas en las que apenas pasa nada, o pasa demasiado, ya sabéis, un loco quiere hacerle daño a ella y él es el héroe que la salva después de múltiples meteduras de pata garrafales. Estoy un poco cansada del machote dominante que salva a la heroína. En las de temática paranormal tiene un pase, sobre todo porque suelen ser ellos los que tienen “poderes”, aunque en este género ellas muchas veces están a la par y les salvan a ellos el culo.
         Quizá es por eso que ésta me ha gustado mucho. Para empezar es divertida y está llena de malentendidos. Los dos protagonistas, tanto Luke como Lydia, son cabezotas hasta lo último y están empeñados en frustrar los planes del otro sin contar con que poco a poco se van enredando a sí mismos en una situación que cada vez se complica más. Y después están el coro de secundarios con los que no puedes evitar reírte al leer las divertidas situaciones en las que se ven envueltos sin comerlo ni beberlo.
         Y sobre todo me ha gustado porque ni él es un súper macho ni ella una idiota rematada, algo que a mí particularmente me saca de quicio.
         El argumento no es rebuscado. No hay asesinos en serie, ni secuestros, ni intentos de asesinatos. Ni florituras. En un lenguaje simple y directo, sin dar demasiados rodeos, o por lo menos no más de los necesarios (me fastidia mucho cuando la autora repite incansablemente lo mismo una y otra vez, y desgraciadamente eso se da mucho en este género),  asistimos a una historia con un mínimo de intriga en el que unos personajes van desarrollando y luchando contra unos sentimientos que no quieren, sobre todo porque tanto Luke como Lydia tienen un concepto equivocado el uno del otro.
         En resumen, una novela divertida y entretenida que leeremos sin darnos cuenta y que nos dejará un agradable sabor de boca al terminarla.
         Recomendada para leerla en esos días en que no tenemos ganas de complicaciones.



0 susurros a mi conciencia:

Publicar un comentario en la entrada

Siéntete libre de comentar, pero siempre desde el respeto.