miércoles, 14 de noviembre de 2012

Reseña | Luna comanche | Catherine Anderson






Lo llamaban Hunter, el fiero guerrero comanche elegido por los suyos para viajar a lo largo de las salvajes tierras del oeste en busca de la escurridiza mujer que cumpliría su sagrada profecía.«Por el bien del pueblo comanche, deberás encontrar a la mujer de cabello del color de la miel, traerla a nosotros, y honrarla como nunca lo has hecho con otra»Y entonces Loretta Simpson llegó a él como si fuera una visión; una orgullosa belleza de cabello dorado.Loretta, sin embargo, tenía auténtico terror hacia todos los comanches desde que estos asesinaron brutalmente a sus padres. Ahora ha sido tomada como prisionera por uno de ellos, y nada conseguirá aplacar el miedo y odio que siente en su interior. Lo que no sabe es que ella y Hunter están unidos por algo más que las ataduras que la impiden escapar —están unidos por el destino. Y aunque ha jurado luchar contra su captor, ¿podrá luchar contra lo que le dice su corazón?




No sé qué es exactamente lo que me esperaba cuando me decidí a leer esta novela. Quizá una narración simple, sin muchos altibajos, sin complejidades. Una lectura fácil. Ese es el daño que puede hacer una mala sinopsis en la contraportada.


Lo que sí sé, es lo que no me esperaba. No me esperaba una historia llena de tanta ternura y horror a partes iguales. Una historia tan profunda, con unos personajes tan complejos, con un hilo que gira una y otra vez poniéndome el corazón en un puño.


Con una narrativa intensa que no ahorra ninguno de los horrores ocurridos durante las guerras indias, tanto por parte de los nativos americanos como por parte de los blancos, la autora nos sumerge en una historia de amor entre dos personajes distanciados tanto por su raza como por el mutuo odio que se tienen, pues ambos han sufrido terribles pérdidas a manos de integrantes de la otra raza.


Pero no es una historia de amor tipo Romeo y Julieta, por lo menos no en el sentido de un enamoramiento rápido y brutal, que atrapa a los protagonistas en una ola de pasión desmedida., porque al principio, Cazador, el comanche, no quiere a la mujer de cabellos rubios y sólo se ve obligado a “comprarla” porque la profecía que pesa sobre sus hombros le obliga. Y por supuesto, Loretta, que vio a sus padres morir de forma brutal a manos de un grupo de comanches que asaltaron su granja, cree que son unos salvajes brutales y prefiere morir antes que rendirse ante él. Un odio mutuo que se va disolviendo poco a poco a lo largo de la novela, cuando los protagonistas empiezan a ver más allá de sus razas, de su piel tan distinta, para ver los corazones que palpitan en el interior.


Es un camino arduo al que se enfrentan, lleno de dolor y sufrimiento, de desconfianzas y temores, y nos hacen vivir una historia llena de amor, dolor y de cambios.


A través de los ojos de Loretta nos asomamos en un mundo extraño y desconocido, simple y aterrador, el de los comanches. Y a través de las palabras de Cazador aprendemos a entender la sencillez de su modo de vida y lo que al principio nos parece extraño se hace natural, lo simple se convierte en hermoso y lo aterrador en comprensible. Dos mundos y dos formas de vivir que al principio son blanco y negro se transforman ante sus ojos hasta convertirse en una amplia variedad de grises, y esta transformación, sutil al principio pero desgarradora y cruel al final, hace que los protagonistas asuman su destino y tengan la fuerza suficiente para afrontarlo con valentía.


Una novela que de principio a fin te mantiene en vilo y que cuando se empieza a leer te atrapa hasta el final.


Especial atención a Amy y a Antílope Veloz, personajes secundarios aquí pero protagonistas de la siguiente novela de la saga.






0 susurros a mi conciencia:

Publicar un comentario en la entrada

Siéntete libre de comentar, pero siempre desde el respeto.