martes, 20 de noviembre de 2012

LOS ANILLOS DE AFRODITA de Amanda Quick


Editorial: Javier VergaraNarrativa Femenina / Noviembre 1999
Género: Histórico
Serie: 1º- Vanza

Título original: With this Ring
Editorial original: Bantam / Febrero 1999

Beatrice Pole es una apasionada e intrépida mujer que se gana la vida como autora de novelas góticas. Pero al morir su tio se ve envuelta en una aventura mucho más peligrosa de lo que jamás han imaginado.Sospecha que su tío ha sido asesinado tras comprar los "anillos de Afrodita". Estas legendarias joyas serían la llave de una estatua de la diosa, en cuyo interior habría un tesoro. Ahora han desaparecido y para encontrarlos Beatrice recurre a un experto en el tema, el huraño y excéntrico conde de Monkcrest.Leo de Monkcrest es acusado de practicar magia y otras artes sobrenaturales en la soledad de su castillo. La repentina llegada de Beatrice le disgusta, aunque pronto siente una inexplicable atracción por ella. Trata de evitar la búsqueda de mítico tesoro pues teme por su vida.Pero ni siquiera reteniéndola en sus brazos podrá acabar con el peligro. En Londres un grupo de villanos espera pacientemente que Leo y Beatrice los conduzcan al tesoro para después asesinarlos.




Una historia de amor envuelta en la intriga, el misterio, la aventura y el asesinato. Si estas razones no son suficientes para leer esta apasionante novela, hay algunas más.
Leo Drake, Conde de Monkcrest, apodado el Monje Loco es como un Indiana Jones del siglo XIX, con ganzúas en lugar de látigo. Un hombre de 40 años que tiene el convencimiento que lo que le queda de vida tendrá que enfrentarse al mal que más teme: el aburrimiento. Pero por suerte para él, Beatrice Pool aparece en escena y se cruza, no, mejor digamos que irrumpe de forma avasalladora en su vida y trae consigo un enigma que Leo es incapaz de rechazar.
Los Anillos de Afrodita son una de esas leyendas que de vez en cuando se hacen eco entre las murmuraciones de todos los aficionados a las reliquias y las antigüedades, y parece ser que el tío de la señora Pool ha sido asesinado porque logró encontrarlos.
En el momento en que Leo y Beatrice empiezan a investigar, es evidente que sus fuertes caracteres harán saltar chispas entre ellos, y no solo porque se exasperan mutuamente, si no porque precisamente a causa de la pasión y el firme carácter del que ambos hacen gala, inevitablemente acaban sintiéndose atraídos el uno por el otro.
Los dos personajes son totalmente opuestos a los personajes al uso. Ni él es un libertino ni ella es una remilgada virgen inocente. Ambos son fuertes y decididos y tienen muy claro lo que quieren aunque eso no les libre de sentirse inseguros cuando empiezan a ser conscientes de los sentimientos que están desarrollando por el otro.
Esta novela tiene algo que me ha gustado mucho, y es que el argumento no gira exclusivamente en torno al romance, si no que la parte del misterio y la investigación sobre el asesinato tiene tanta importancia como el primero, no siendo una mera excusa para el desarrollo del amorío.
La autora intentó impregnar parte de esta obra del ambiente tétrico de las novelas de terror gótico que tanto en boga estuvieron en esa época y he de admitir que ciertamente lo consigue en los pasajes más tensos. Las descripciones de las neblinosas calles nocturnas de Londres en los pasajes en que los protagonistas se internan en las callejas o en casas ajenas sin permiso, son bastante acertadas, haciendo que en algún momento se nos pongan los pelos de punta. La inclusión de un villano misterioso del que no sabemos su identidad hasta el final, es totalmente atinada, y más aún cuando hace parecer sospechosos a casi todos los torvos personajes que rodean a la pareja protagonista.
Aventuras, misterio, romance, algo de acción y, sobre todo, el hecho que la heroína sea verdaderamente capaz de salvarse a sí misma, han hecho que esta novela sea una de aquellas que guardo con gusto para poder volverla a leer otra vez.



0 susurros a mi conciencia:

Publicar un comentario en la entrada

Siéntete libre de comentar, pero siempre desde el respeto.