viernes, 29 de marzo de 2013

Oscuridad.



Mis labios siempre están helados como tu corazón,
porque no quiero que transformes mi noche en tu amanecer
mientras planchas sonrisas difusas en tu rostro abstracto.

El sol de tus ojos me mira pasar
por el camino empedrado de la amargura;
me escondo en un rinconcito de tu piel
esperando que tu luz desaparezca
para ampararme en la luna y poder besarte.

Funde mis labios con los tuyos,
aviva mi llama,
sopla despcio para que no se apague
y yo derretiré con mi boca la llave de tu arcón...

0 susurros a mi conciencia:

Publicar un comentario en la entrada

Siéntete libre de comentar, pero siempre desde el respeto.