domingo, 24 de marzo de 2013

Que te jodan.




Que te jodan.
Que te joda la vida,
con sus alas negras de ángel perdido.

Que te jodan.
Que te joda la vida,
con su lluvia de claveles negros,
llenando tu cama de flores podridas.

Que te jodan.
Que te joda la vida
rompiendo en mil cachos tus sueños de alabastro
y mientras barres lo que queda de ellos
la esperanza huya por la ventana abierta.

Que te jodan.
Que te joda la vida.
Que todo el amor que has desperdiciado se consuma en un mar de lava,
que sus vapores nocivos llenen tu alma,
que sus gritos te ahoguen el pensamiento,
mientras buscas desesperado una orilla donde salvarte.

Que te jodan.
Que te joda la vida, amor.
Que la soledad se instale en el salón de tu casa,
que utilice tu microondas para hacer palomitas
con las que acompañas la película del domingo,
en ese enorme sofá que ocupas tu sólo
sin nadia más a tu lado que la informe soledad.

Que te jodan.
Que te joda la vida,
pero que te joda bien.

0 susurros a mi conciencia:

Publicar un comentario en la entrada

Siéntete libre de comentar, pero siempre desde el respeto.