martes, 26 de marzo de 2013

Midtown: una manada muy especial













¿Queréis conocer un poco de la historia de Midtown, el hogar de una manda muy especial de cambiantes, protagonistas de la nueva serie que se inicia con el relato "Mal de amores" publicado en la revista "La cuna de Eros"?



Cuando la Segunda guerra mundial convulsionó el mundo, los seres humanos no fueron los únicos que pagaron las consecuencias. La mortandad entre las manadas de cambiantes también fue muy alta. En Europa, muchas hembras se quedaron viudas y muchos cachorros, huérfanos. Cuando la guerra terminó, las manadas, lejos de apaciguarse y ayudarse mutuamente, se enzarzaron en peleas internas, con muchos machos ávidos del poder tiránico que ostentaban los Alfas; después, con el poder asentado, las manadas se enzarzaron en guerras territoriales que terminaron con la exterminación de muchas pequeñas manadas, siendo las más desfavorecidas todas aquellas que pertenecían a especies básicamente poco peligrosas, las más débiles. 
Cuando en aquella época de la postguerra, Jam Redfield volvió a Europa con los bolsillos llenos después de sus periplos por el sur de África, el panorama que se encontró fue devastador. Harto del dolor y de los horrores de los que había sido testigo, tomó una decisión que cambió fundamentalmente su vida: junto a sus amigos y compañeros, emigró a Estados Unidos en busca de un territorio libre en el que poder asentarse y fundar su propia manada, en la que cualquier cambiante, macho o hembra, sin importar a la especie que perteneciera, pudiera encontrar una vida regida por la paz y la igualdad. 
Hoy en día, en los inicios del siglo XXI, la Manada de Midtown sigue siendo la única que es multirracial. En ella conviven en paz tanto depredadores (panteras, leones, tigres, lobos, halcones…) como no depredadores (alces, ciervos, caballos…), gozando todos sus integrantes de los mismos derechos y responsabilidades. Jam sigue siendo el Alfa, apoyado en todo momento por su Beta, Owen Hunt, y por los Custodios; y aunque gobierna con mano dura cuando es necesario, la justicia, la equidad y el honor son los pilares fundamentales en los que se basan todas sus decisiones.

0 susurros a mi conciencia:

Publicar un comentario en la entrada

Siéntete libre de comentar, pero siempre desde el respeto.