jueves, 21 de febrero de 2013

Reseña | Pecar con un canalla | Cara Elliott






Una solitaria viuda, conocida por su erudición científica, Lady Ciara Sheffield, cuya reputación es ensombrecida por los rumores que señalan que envenenó a su marido. Un pícaro libertino notoriamente conocido por su despreocupado carácter juerguista, Lucas Bingham, conde de Hadley, que no es acusado de asesinar a nadie… salvo las reglas preconcebidas de la Alta Sociedad. La única cosa que tienen en común es que sus nombres aparecen día tras día en las columnas de chismes sensacionalistas de los periódicos de todo Londres. Hasta que un antiguo manuscrito los reúne…Ciara necesita un prometido que acabe con las calumniosas especulaciones que podrían enviarla a la horca. Lucas necesita una brillante erudita que ayude a su tío a desvelar los secretos del misterioso manuscrito. Así que cuando sus amigos la instan a aceptar la propuesta del conde de realizar una alianza temporal entre ambos, Ciara decide que no tiene más remedio que hacer un trato con el Diablo. Y así comienza un seductor baile de pecaminosos placeres y deseos ocultos entre los dos, mientras danzan a través de las mansiones de Mayfair. Mentiras, intriga, traición, pasión…Deberán hacer frente a susurrantes calumnias y parientes sin escrúpulos… por no hablar de la abrasadora pasión que nace entre ellos y que rápidamente se convierte en ardientes y peligrosas llamas de auténtico fuego. Forman una potente mezcla cuyo resultado puede ser explosivo… y quizá mortal si ambos no cuidan y protegen bien sus pasos.



Una marisabidilla y un libertino. ¿Otra novela más con el típico argumento?

Pues va a ser que no. Básicamente porque Lucas Bingham, conde de Hadley, no es un granuja cualquiera, sino EL LIBERTINO, así, con mayúsculas, y las páginas de cotilleos de los periódicos están llenas con todas sus locuras y excentricidades. Vamos, que si en aquella época hubiese habido un “Sálvame”, el Jorge Javier Vázquez de turno se hubiese puesto las botas con él.

Lady Ciara Sheffield es inteligente. Una estudiosa. Una mente ágil que utiliza para hacer investigaciones científicas. Pero también es viuda. La Viuda Perversa, la llaman, pues los rumores apuntan a que mató a su marido con algún tipo de veneno creado por ella misma. Y es madre.

Lucas tiene un problema: su tío Henry ha encontrado un antiguo manuscrito escrito en un código y le pide que hable con lady Sheffield, pues está seguro que sólo la mente privilegiada de esta mujer puede ayudarlo a descifrarlo. Y Ciara también tiene un problema: los constantes rumores, provocados por la familia de su difunto marido pueden costarle la custodia de su hijo. Así que ambos llegan a un arreglo: ella trabajará en el manuscrito si a cambio, él anuncia que están comprometidos en matrimonio.

Para Lucas, todo empieza como un juego. Ciara es adorable y sensual, y está decidido a utilizar la cercanía para seducirla. Y así empieza un baile de momentos eróticos y frases susurradas entre los dos, que poco a poco les llevarán a algo más, para sorpresa de ambos.

Lucas es un pícaro que no tiene vergüenza y me encanta la manera tan directa que habla con Ciara, cómo le susurra a los oídos todas las cosas que quiere hacerle. No es el típico libertino al que estamos acostumbrados, aquel que se comporta como un caballero irreprochable cuando está con una dama. Éste es mucho más carnal y disoluto, y sólo con su lenguaje ya consigue seducirnos. Las palabras que le susurra a Ciara provocan que hasta a las lectoras se nos pongan los pelos de punta de puro placer.

Ciara, cuya experiencia con su difunto marido, egoísta y violento, no ha sido nada agradable por decir algo, no tiene muchas ganas de dejarse seducir. Pero aunque su experiencia sexual hasta el momento ha sido burda y desagradable, no es una niña, sino una mujer madura e inteligente con una gran curiosidad.

Es increíble la forma en que ambos personajes van madurando ante nuestros propios ojos, como evolucionan tanto sus pensamientos como sus sentimientos, la forma en que se ven a sí mismos y lo que van descubriendo del otro.

Una novela muy tierna, con su justa dosis de aventuras y peligros y momentos emocionantes pero, sobre todo, es un sendero iniciático en el camino del amor que lleva a los personajes a descubrirse a sí mismos a través de este sentimiento que, dicen los poetas, es el que mueve al mundo.

0 susurros a mi conciencia:

Publicar un comentario en la entrada

Siéntete libre de comentar, pero siempre desde el respeto.