sábado, 1 de diciembre de 2012

Reseña | Toda una dama | Loretta Chase







Una fuerza irresistible 
Darius Carsington es una libertino increíblemente apuesto con una inteligencia poco habitual y sin corazón, un hombre que divide su tiempo entre acostarse con mujeres de dudosa moral y escribir artículos eruditos. Los perfectos dechados de virtudes de la sociedad le aburren soberanamente. Pero hay algo fascinante y no demasiado perfecto en la intachable lady Charlotte Hayward. Darius puede sentir una grieta en su refinada fachada y encontrarlo es un reto al que no puede resistirse.

Un objeto inamovible

Lady Chartlotte es tan hermosa, encantadora y elegante que nadie ha reparado en su destreza para evitar casarse. De joven aprendió una dolorosa lección sobre la confianza... y la tentación. En años posteriores, dedicó su vida a ser todo cuanto debía ser... y no está dispuesta a dejar que ningún hombre como lord Carsinton la embauque para que haga algo que no debería.

Una espléndida colisión.

Pero las reglas de la atracción pueden imponerse fácilmente a los modales y a la moral, y algunas veces incluso la muchacha más obediente debe seguir sus instintos, aunque ello signifique arriesgarlo todo.

NOTA: Se considera también el cuarto de la serie Los Hermanos de Carsington, en orden de lectura.












Cuando una historia empieza con una dama supuestamente perfecta decidiendo que envidia la vida de una cerda que está dando de mamar a sus lechones en la porqueriza, indica claramente que no será una historia al uso. Si la novela es de Loretta Chase y además su protagonista es uno de los hermanos Carsington, podemos dar por seguro que habrá tantos momentos emocionales como cómicos.


Darius, el benjamín de los Carsington, es el más extraño de los hermanos. Su vida la rigen la fría lógica y el raciocinio. Se dice de él que no tiene corazón. En palabras de la autora “dividía su vida en dos partes: la primera en estudiar el comportamiento animal, en especial todo lo relacionado con la cría y con los rituales de apareamiento, y la segunda a dedicar sus horas de asueto a imitar dichos rituales.” Así que tenemos un ¿típico? libertino. Para nada. Darius sólo experimenta, y lo hace con mujeres de reputación dudosa, viudas alegres y casadas infieles. Nunca, con una doncella inocente y virgen. Así que imaginaros su sorpresa cuando sus “cositas” empiezan a ponerse alegres en presencia de lady Charlotte Hayward.


La forma en que se conocen y odian a primera vista es verdaderamente divertida. El pasado que arrastra lady Charlotte, no lo es en absoluto.


La forma en que esta autora consigue mezclar drama con comedia es verdaderamente mágico. La personalidad que le da a sus personajes hacen que estos sean únicos e irrepetibles. La fuerza con la que vives la historia logra que cuando llegas al final, te preguntes ¿ya? Y te quedes con ganas de mucho más.


Lady Charlotte me ha encantado. Una mujer culta que ha usado la fría lógica y el raciocinio para crear estrategias que le han llevado a conseguir mantenerse lejos del altar durante diez años porque no tiene ninguna intención de casarse. No es que odie a los hombres, ni que no sueñe con amar y ser amada; simplemente esconde un secreto que sabe que le impide poder ser feliz, porque en el momento en que se descubriera, su reputación y la de su familia sería devastada. Y si se casara, probablemente eso sería lo que pasara. Conoce perfectamente a los hombres y los cataloga sin problemas. En el momento que conoce a Darius, sabe que es un libertino del que debe mantenerse alejada. Por eso no comprende por qué su cuerpo le juega malas pasadas y la traiciona cuando él está cerca.


Dos personajes que tienen claro que el matrimonio no es para ellos y que hacen todo lo posible para mantenerse a salvo de sus ligaduras. Pero para Darius, Charlotte es un enigma que resolver, y su mente científica, en contra de toda razón y lógica, lo empuja a desentrañar que hay debajo de esa capa de superficialidad y sofisticación que es la hija de su vecino, lady Charlotte Hayward.


Absolutamente recomendable, como todas las de esta saga.

















0 susurros a mi conciencia:

Publicar un comentario en la entrada

Siéntete libre de comentar, pero siempre desde el respeto.