lunes, 10 de marzo de 2014

Lágrimas






Pesadillas reptantes en amaneceres moribundos.
Cielos rojizos amenazando tormenta.
Corazones henchidos bombeando mundos.
Nada importa cuando nada cuenta.

Un latido,
un parpadeo,
un suspiro imperceptible.
Una mariposa traviesa
aleteando en el Tártaro.

Sufrir mil condenas decepcionantes,
diez mil castigos inacabados.
Un millón de latidos palpitantes.
El perdón no llega sin sentimientos menoscabados.

Una lágrima,
un por favor,
una súplica inalcanzable.
Una mariposa traviesa
aleteando en el país de las Hadas.


0 susurros a mi conciencia:

Publicar un comentario en la entrada

Siéntete libre de comentar, pero siempre desde el respeto.