miércoles, 5 de agosto de 2015

Cuentos eróticos de Kargul, a menos de 1 euro

El verano debe haberme afectado más de lo que creía, porque he decidido poner en oferta las tres primeras entregas de los Cuentos eróticos de Kargul. Teniendo en cuenta que soy catalana (ya sabéis, la pela es la pela, somos agarrados hasta la exageración, nos gusta más el dinero que a un tonto un caramelo, etc., etc., etc., jajajajajjaja), esto es toda una proeza.

Bromas aparte, creo que es un buen momento para impulsar de nuevo esta serie, ya que la cuarta entrega, El espía encadenado, está al caer (en unos días lo pondré en la preventa y diré fecha de lanzamiento). De esta manera, todas aquellas personas que les apetece entrar en este mundo maravilloso de Kargul pero que aún no se han decidido, pueden hacerlo a un precio excepcional, 0'99 euros, y que durará hasta final de este mes de agosto.

He de confesar que es una serie que hasta el momento me ha dado muchísimas alegrías, pues ha cosechado muy buenas críticas y las lectoras están encantadas con estas tres historias llenas de aventuras, romance y erotismo. Si aún no has cruzado la frontera hasta este exótico lugar, ahora es el momento apropiado aprovechando que estarán tirados de precio (0'99 €) hasta el 31 de agosto. Y si eres suscriptor de Kindle Unilimited, puedes leerlos gratuitamente.

Así qué... ¿qué haces aquí todavía? ¡¡¡APROVECHA, INSENSATA!!! Porque esta oferta durará solo durante el mes de agosto.

¿Repasamos qué títulos son los publicados hasta el momento?





Nominada como mejor novela erótica autopublicada en los II Premios Pasión por la novela romántica.
Kisha es una Servidora del templo de Sharí, iniciada en el arte del erotismo desde muy joven. Siempre ha pensado que su vida sería la de una cortesana al servicio del templo y de aquellos que pudieran pagar su precio, pero el destino quiere que se convierta en una esclava más en el harén del Gobernador de Kargul, un hombre que tiene fama de sanguinario y cruel.
Kayen ha sido un guerrero toda su vida pero ésta cambió cuando el Emperador, agradecido por sus muchas victorias en el campo de batalla, le hizo dos regalos: el cargo de Gobernador en Kargul, la tierra más indómita de todo el Imperio, y a la princesa Rura como esposa, una mujer egoísta y caprichosa que lo ve como a un bárbaro.
Cuando Kayen y Kisha se encuentran, la pasión y la lujuria se desatan y los envuelve en una espiral que está a punto de consumirlos y acabar con sus vidas.





Dayan no confía en las mujeres y no tiene ninguna intención de dejarse atrapar por una. Huye de las mujeres casaderas como de la peste y alivia sus necesidades masculinas con las esclavas del harén.
Erinni no se fía de los hombres. Sabe que son violentos y caprichosos, y que no sienten ningún respeto por las mujeres. Huye de ellos como de una plaga y esgrime su independencia como un escudo para ahuyentarlos.
Cuando ambos se encuentran su mundo empieza a tambalearse, y cuando la pasión empieza a convertirse en amor, deberán tomar la decisión más difícil de sus vidas: aferrarse a su desconfianza o dar una oportunidad al amor.






Rura es una princesa y ha vivido toda su vida protegida. Es caprichosa, cruel, frívola y rencorosa. Sus acciones la han llevado a perder el favor de su padre, el príncipe heredero al trono Imperial, y ha sido obligada a exiliarse en el monasterio de las Hermanas Entregadas.
Hewan es el líder de los hombres bestia de las montañas Tapher. Odia al Imperio con toda su alma y está en guerra constante contra las tropas asentadas en el fuerte que vigila el paso para cruzar las montañas.
Cuando Rura es hecha prisionera en el ataque que sufre la caravana en la que viaja y cae en manos de Hewan, sentimientos opuestos los asaltan a ambos: pasión, odio, fascinación, desprecio...
Entre captor y cautiva se desata una lucha de voluntades de la que no puede surgir nada bueno... ¿o sí?



Un beso a todas, y hasta el próximo post que será, espero, el que anuncia la preventa de El espía encadenado.


0 susurros a mi conciencia:

Publicar un comentario en la entrada

Siéntete libre de comentar, pero siempre desde el respeto.